MÁS POR VISITAR EN ESTE BLOG

martes, 17 de mayo de 2016

INSTAGRAM... ¿EN SERIO?


Creo que la gran mayoría entenderán el título de este post y esto se debe a que desde el pasado 11 de Mayo una de las aplicaciones más queridas por los adeptos (adictos?) a la tecnología (y por supuesto millones de millenials) encontramos un logotipo diferente al que conocíamos y esto, en verdad, nos impactó.

Instagram, aquella aplicación de la que fuimos adictos, ahora sólo seguidores, tuvo una idea de renovación gráfica que trajo consigo nuevo logo y nueva interfaz de aplicación, lo que definitivamente no fue bien recibido por la gran mayoría de usuarios (incluyéndome).


La propuesta nueva de logo perdió ese elemento vintage que lo caracterizaba y que logró conectar emocionalmente con más de un usuario, además el ejercicio gráfico que hicieron no impactó como esperaban (al menos positivamente), generando todo tipo de respuestas, desde chistes, memes hasta insultos! algo pocas veces visto en el mundo del marketing y el diseño.

video

 

Ian Spalder, el director del equipo de diseño de Instagram ha enviado a todos los medios posibles explicaciones del nuevo logotipo (¿?), indicando que se debe a la necesidad de modernizarlo, de alejarlo de Polaroid (que era el referente inmediato), que debía reflejar todo el espíritu de color de los nuevos usuarios... pero no, no lo logró.
¿Qué si me pareció positivo? Los videos que hizo la marca para introducir el cambio del logotipo, especialmente el que habla de su inspiración en lo que hacen los usuarios; veámoslo:



¿Qué podemos decir de esta propuesta gráfica?
1. Perdió su elemento diferenciador, la cámara tipo Polaroid, que más que ser Polaroid es "cámara de fotografía instantánea" como el mismo nombre de Instagram trae consigo.
2. El nuevo ícono (y con él es de toda la familia de apps), pierden fuerza en el mar de íconos de los celulares donde esté instalado.


3. La influencia de Facebook es evidente, pero no del modo que esperábamos; si bien las marcas están optando por el minimalismo, esta propuesta se sale de eso y pierde elementos claves de su valor gráfico de marca.
4. Se vio como un ejercicio de cambio impuesto; fue radical, directo y nunca se pensó en un paso de transición de un logo a otro.
5. Una propuesta que debe ser explicada, justificada y defendida "a capa y espada" tiene un problema por algún lado.

Veamos cómo la marca nos muestra la forma de hacer el cambio del logotipo (video oficial de Instagram):



Lo más interesante es que los usuarios, y diseñadores en su mayoría, decidieron hacer su aporte y presentar lo que para ellos habría sido su propuesta de logotipo (con respuestas tampoco positivas por el ejercicio), pero más allá de eso, esto demuestra el grito de un grupo de usuarios que sintió que no fue tenido en cuenta para este cambio.

Algo que llamó mi atención fue que el ejercicio llegó a su punto más bajo cuando se ofrece en internet los trucos para volver al logo anterior... definitivamente una batalla perdida frente a las preferencias de los usuarios...

En este momento nos preguntamos ¿hasta qué punto era necesario hacer este cambio radical justo cuando la marca está en un punto positivo?


Sin embargo recordemos que este parece no ser el único caso de una marca que decide cambiar su logotipo y al final las presiones del mercado le indican que fue un grave error; en el año 2010 la marca de ropa GAP decidió que era hora de renovar su logotipo y lo hizo con un cambio radical, cambio que no fue bien recibido por el mercado lo que los obligó a volver a su antiguo logo y desde allí seguir siendo una marca bien reconocida en el mercado mundial.


A este punto no creo que Instagram se devuelva a su antiguo logotipo, si bien mucho quedarán disgustados con la marca por este cambio, la gran mayoría se terminará adaptando (dicen expertos que la pelea durará tres meses máximo)... todavía es temprano para decir si va a traer repercusiones para la salud de la marca, lo que sí es claro es que quedó demostrado el nivel de importancia que tiene Instagram en los nuevos mercados.


A todas estas vale la pena preguntar entonces ¿a quién se dirige Instagram finalmente? Recordemos que fue la comunidad hipster quien la puso de moda y ahora, con el auge millenial no queda clara si es la nueva apuesta de la marca (teniendo en cuenta que a ellos tampoco les gustó).

Destacamos sin embargo el cambio positivo de la interfaz, más limpia, concentrada en las fotos de los usuarios, minimalista... eso sí, ahí si acertaron.

El antes y el ahora de la aplicación

Esperemos para ver la evolución de la marca a partir de los cambios que hicieron. Lo importante es que no pierdan la esencia de la aplicación y de toda su estructura como marca igualmente. ¿Será que luego se atreverán a cambiar el logotipo? Serían muy atrevidos por siquiera intentarlo, ¿no?

1 comentario:

  1. no ... ese iconito es decepcionante. Chao insta vintage, hola paint.

    ResponderEliminar